9 hábitos no evidentes que nos hacen pobres

24 Febrero 2021

En este artículo analizaremos los hábitos que nos hacen pobres. Hablemos de los modelos no obvios de pensamiento y comportamiento que, a primera vista, pueden parecer inofensivos, pero al final hacen imposible el desarrollo y el éxito.

1.Falta del hábito de aprender cosas nuevas

Una persona que está constantemente aprendiendo algo nuevo encontrará salida de cualquier situación. Este es un tipo de capital que no se puede quitar. Algo puede suceder con tu puesto de trabajo, o tu empresa puede ir a la quiebra. Pero los conocimientos y las habilidades actualizados son los que te ayudarán a empezar siempre desde el principio de forma fácil y rápida para alcanzar y superar los resultados anteriores.

¿Has notado que los ricos y exitosos siempre están en proceso de aprender algo nuevo? Nunca piensan en términos de "Eso es todo, ya conseguí lo que quería, ahora puedo relajarme y nunca volver a aprender nada". Porque entienden que el conocimiento es la base de su riqueza.

2.El hábito de quejarse constantemente

Una persona de mente pobre está constantemente en un estado de descontento. Todos le deben algo y todos no le agradan: país, ciudad, padres, jefes. Esta actitud ante la vida no deja espacio para la acción, para asumir la responsabilidad de uno mismo.

Al mismo tiempo, las quejas en sí mismas son absolutamente normales. Incluso hablan de la madurez, apertura, falta de miedo de una persona a ser vulnerable. Pero está bien siempre y cuando las quejas no se conviertan en un estilo de vida. Además, la principal diferencia entre las quejas de los ricos y las de los pobres es que los primeros no culpan a nadie. Asumen la responsabilidad y tratan de cambiar la situación.

Si realmente deseas quejarte, hazlo "productivamente": envía las quejas a una situación específica, y no a las personas que te rodean ni a toda tu vida. Y sé consciente de dónde y cuándo es apropiada esa negatividad.

3.La costumbre de odiar su trabajo

La gente pobre puede quedarse durante años en un trabajo que no aman, sufrir en la oficina, quejarse a sus amigos. Están seguros de que sin conexiones en este mundo es imposible conseguir éxito y ni siquiera intentan cambiar la situación. La mayoría de las veces, se trata de un miedo de los cambios. Y los ricos son diferentes en el sentido de que no tienen este miedo. Están dispuestos a arriesgar incluso mucho dinero. Si tuvieran miedo del cambio y del riesgo, nunca ganarían mucho dinero.

4.La búsqueda del dinero rápido

Las personas pobres a menudo buscan beneficios instantáneos. El deseo de conseguir dinero fácil rápidamente ya ha arruinado a muchos y los ha llevado al laberinto de deudas y préstamos y situaciones más desagradables en la vida. La sed de lucro y el deseo de obtener todo de una vez es el deseo eterno de los pobres.

Ganar la lotería, ganar un premio gordo, tomar un préstamo insoportable para cosas innecesarias, todo esto hace que muchas personas sean aún más pobres.

Los ricos también pueden tomar préstamos personales, pero los utilizan de una manera completamente diferente: los ven como una herramienta, planifican sus ingresos y gastos y, como resultado, gastan préstamos para aumentar sus fondos. Se toman su tiempo y no anhelan dinero fácil, pero desarrollan un plan claro y lo siguen gradualmente.

5.Medirlo todo con dinero

Recuerda que el éxito no se puede medir solamente con dinero. Sí, el dinero seguramente vendrá con éxito, esto es inevitable, pero primero se trabaja duro por la idea, la pasión que tienes dentro, por la que no duermes por las noches.

Para una persona pobre, la felicidad está en el dinero, pero para una persona rica, la felicidad se mide en otras categorías. Cambia tu forma de pensar. Empieza a pensar como gente rica. Lee las biografías de esas personas, no tengas miedo de conocer gente rica.

6.Miedo a cometer errores

Una persona de mente pobre percibe cualquier error como un desastre. Le paraliza, le impide pensar racionalmente y actuar. Para no equivocarse, una persona pobre suele asumir tareas más sencillas, no toma iniciativas y trata de pasar desapercibida.

Un hombre rico entiende, no importa lo que hagas, constantemente cometerás errores. Está absolutamente bien si quieres desarrollarte. Además, percibe errores como sus asistentes. Cada error es una oportunidad para sacar conclusiones y perfeccionar procesos. Por lo tanto, nunca oculta los errores, sino que los admite con valentía.

7.El hábito de no pensar en su salud

Los ricos reconocen claramente que la salud (junto con el tiempo y las habilidades) es su mayor activo. Por tanto, están dispuestos a pagar, por ejemplo, la limpieza del apartamento con el fin de ganar tiempo para ir al gimnasio. Entienden que esto no es una pérdida de dinero; al final, se beneficiarán de ello.

Incluso las estadísticas respaldan el vínculo entre el bienestar y los hábitos de ejercicios. El 76% de las personas exitosas practican deportes al menos 4 veces por semana. Mientras que sólo el 26% de los pobres practican deportes de forma tan activa.

Además, las personas adineradas suelen visitar a los médicos con regularidad y someterse a todos los exámenes médicos necesarios para su edad. Los pobres, en cambio, prolongan hasta el final las visitas al médico, sin darle especial importancia. Y luego muchas veces se arrepienten, porque tienen que tratar enfermedades que podrían haberse prevenido, o incluso tomar créditos rápidos, por ejemplo, para curar sus dientes.

8.Preferencia de la TV a los libros

Dedicar 30 minutos al día como mínimo a leer y como máximo a ver televisión y reality shows, además de inculcar estos hábitos en los niños. Es la costumbre de más del 80% de los ricos y menos del 25% de los pobres.

9.El hábito de compararse con los demás

Si te comparas constantemente con otra persona, disminuyes tu autoestima y tu valía. Incluso si tienes problemas con finanzas en este momento, no te permitas rebajarte a compararte con otra persona. Recuerda, el dinero ama a quienes no dependen en absoluto de otras personas. ¡La comparación es un signo de escasez!

El hecho de que alguien tenga más dinero, mejores condiciones de vida no significan en absoluto que debas sentir envidia y tristeza por esto. El enfoque correcto sería analizar su comportamiento, quizás pedir consejo y sacar las conclusiones correctas. Debe esforzarse por no por ser mejor que los demás, sino por ser mejor que fuiste ayer.

Entonces, ¿qué puedes hacer para volverte verdaderamente rico? Primero debes aprender a ser absolutamente feliz y satisfecho ahora. Entrénate para verte abundante y próspero en todo, aprende a cambiar tu enfoque de la pobreza a la riqueza, cambia tu forma de pensar y desarraiga los hábitos que te empobrecen. El trabajo integral en ti mismo definitivamente te llevará al éxito no solo en las finanzas, sino en todas las esferas de la vida. Nunca es tarde para empezar a hacerse rico.

Me gusta

12

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más