Calefacción en el hogar: las mejores opciones para mantenerse caliente y no arruinarse en invierno

09 Enero 2020

El invierno tiene su encanto. Las Navidades, los días festivos, las tan esperadas rebajas... Es un periodo mágico, claro. Pero al mismo tiempo es un período difícil para muchas personas, y no solo porque el frío y las lluvias a veces nos ponen tristes y sensibles, sino también porque esta época del año supone un significante incremento de gastos.

Uno de los gastos más importantes en invierno es el gasto de calefacción. Todos la necesitamos para sentirnos cómodos en casa sin necesidad ponernos el abrigo. Y para no gastarnos nuestro sueldo ni tener que recurrir a pedir un préstamo online al ver la factura, hay que saber las opciones más económicas de las que disponemos.

Factores importantes a tener en cuenta

A la hora de elegir el tipo de calefacción para tu casa, oficina u otros lugares, tienes que tener en cuenta varios factores. Los más importantes son:

  1. La zona climática. Todos sabemos que el invierno en Sevilla no es lo mismo que en Bilbao. Y es evidente que debemos tener en cuenta este factor a la hora de calcular los meses que vamos a necesitar la calefacción encendida.
  2. La superficie del local. Deberemos tener en cuenta los metros cuadrados de la superficie que queremos calentar, la cantidad de habitaciones, radiadores, etc.
  3. El tipo de aislamiento – si nuestro hogar está perfectamente aislado -por ejemplo, con espuma de poliuretano o fibra de vidrio- no vamos a necesitar una calefacción tan potente. Por el contrario, si tu hogar tiene un aislamiento antiguo o demasiado simple, necesitarás más esfuerzo para calentar la casa. Además, dependiendo de las características de la casa, deberás instalar un tipo de calefacción u otro.
  4. Los costos de instalación - existen opciones de instalación barata y hasta gratuita, y también hay variantes más caras. Tendrás que informarte de las diferentes ofertas que hay en el mercado y realizar una comparativa teniendo en cuenta las características de tu casa y del grado de calor que necesitas.
  5. Los precios de energía – El precio de la electricidad y la energía suelen cambiar de un año a otro, por lo que recomendamos que te prepares con antelación y hagas una previsión de gasto realista, para evitar sorpresas. Piensa que el coste de la electricidad también varía según la zona geográfica y la hora de uso.

Comparación de las opciones principales

Calefacción eléctrica. Es uno de los sistemas más simples y baratos si tenemos en cuenta la inversión inicial. La ausencia de grandes instalaciones es su principal ventaja, pero puede que sea la única. El uso de radiadores eléctricos no es muy económico a largo plazo – el consumo de electricidad es muy alto y depende de los cambios del precio de la energía eléctrica. Así que para el uso diario en el hogar no es la mejor opción.

Aerotermia. Es un sistema que utiliza la energía del aire para cambiar temperatura en un espacio. Es una opción que requiere una inversión importante pero que a largo plazo resulta muy eficaz - el consumo del sistema es muy bajo y la inversión se recupera muy rápido. Es una opción económicamente muy aconsejable, ya que el uso del sistema es amplio - puede calentar la casa en invierno y enfriarla en verano, todo ello con gastos mínimos.

Caldera de gasoil. Es un sistema de calefacción bastante barata de instalar. Su uso a largo plazo no es muy económico ya que depende mucho del precio de gasoil, y como sabemos, no es muy estable. Además, tienes que sumar los gastos de transporte y almacenamiento de gasoil, y también de las medidas de seguridad necesarias.

Calderas de biomasa (pellets). Esta opción no solo se considera económica, sino también respetuosa con el medio ambiente. Cuesta relativamente poco y la producción de calor es muy alta. Algunas de las desventajas de este sistema son relativamente altos costos de mantenimiento y el trabajo que conlleva por par parte del usuario: compra de pellets, almacenamiento, limpieza del equipo, etc.

Calderas de gas natural. Un sistema económica y eficaz. Su instalación es relativamente barata, además, es fácil de instalar y usar. El costo de su uso depende del costo de gas, y hay que tener en cuenta que se debe pagar, por lo menos, la cantidad mínima establecida por el suministrador para que te suministre el gas. En general se puede decir que esta opción es muy económica.

Suelo radiante. Esto tipo de calefacción consiste en tuberías de agua caliente puestos bajo el suelo. Un sistema bastante caro en construir, pero muy eficaz - requiere poca energía y puede calentar grandes espacios. Es ideal para climas fríos, donde las temperaturas suelen ser bajas por períodos prolongados.

Otras opciones para ahorrar dinero

Para gestionar las finanzas eficazmente, hay que calcular todas las opciones, saber combinar, buscar estrategias mejores en la situación que cambia constantemente. Y siempre tomar decisiones bien pensadas, por ejemplo, cuando es mejor ahorrar, cuando pedir un crédito rápido online y cuando invertir dinero.

La elección de sistema de calefacción más económica requiere lo mismo. Puede que en tu caso la mejor opción sea una combinación de sistemas. Por ejemplo, se puede adaptar la calefacción radiante a una caldera de condensación y así será de mucho más bajo costo. Hay muchas más opciones, pero lo principal es estudiar todos los detalles de cada opción y elegir solo después de hacer todos los cálculos.

Me gusta

305

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más