En qué debes fijarte a la hora de elegir banco para domiciliar la nómina

12 Diciembre 2019

Cada vez son menos las empresas que pagan la nómina al contado o mediante cheques, con lo que todo el mundo tiene que tener una cuenta bancaria en la que recibir el sueldo mensual. Si estás buscando un banco para domiciliar la nómina, este artículo te va a interesar.

Domiciliar la nómina no es un compromiso a largo plazo con tu banco.

Mucha gente piensa que jamás podrá cambiarse de entidad bancaria —por muchas faenas que les hagan—, ya que tienen la nómina o cualquier otro ingreso recurrente domiciliado allí.

Mientras que otros productos bancarios sí que requieren de un cierto compromiso o vinculación con el banco, la domiciliación de la nómina no es un servicio que exija una especial fidelidad.

Así que, si estás pensando en cambiarte de banco, tan solo tienes que notificarle a tu pagador cuál es el nuevo número de cuenta, para que a partir de ese momento el ingreso de tu salario se haga en la nueva entidad.

No obstante, antes de tomar una decisión, sí que debes analizar los servicios que te va proporcionar el nuevo banco.

Como tus ingresos van a llegar a ese banco, también será esa entidad la que atienda todos los recibos que vayas domiciliando.

Y cambiar las domiciliaciones de un banco a otro puede ser algo más engorroso, si el nuevo no te facilita las cosas.

A continuación te voy a explicar cuáles son las cosas en las que te tienes que fijar para saber dónde domiciliar la nómina.

Condiciones contractuales

Para domiciliar tu nómina, tendrás que firmar un contrato que estipule cómo van a ser los servicios que te van a dar y el precio de los mismos.

Por eso, debes fijarte en estos aspectos:

  • Servicios ofrecidos: tienes que ver qué servicios te ofrece el banco en concreto, ya que no todas las cuentas funcionan igual. Hay cuentas para empresas o para autónomos, que ofrecen condiciones distintas que una cuenta para jóvenes o una especial para empleados que cobran nómina.
  • Costes: hay bancos que cobran por todo, mientras que otros tienen la política comercial de no cobrar gastos ni comisiones, a cambio de que se cumplan ciertos requisitos. Comisiones de mantenimiento, por descubierto o por gestionar recibos pueden terminar implicando un coste adicional con el que no contabas en un principio.
  • Acceso a banca online: aunque hoy en día casi todos los bancos tienen banca online, no todos ofrecen los mismos servicios. Hay entidades financieras que disponen de aplicaciones para móviles muy completas y que permiten hacer todas las operaciones a través de Internet. En cambio, otras tan solo sirven para mirar los extractos y poco más.
  • Transferencias y pagos de recibos: analiza bien si puedes hacer transferencias gratuitas o si tienes que pagar siempre que hagas alguna. Lo mismo sucede con los recibos que hayas domiciliado.
  • Tarjetas y uso de cajeros: otro detalle importante es si te proporcionan tarjetas de crédito gratis o si para sacar dinero solo puedes hacerlo en alguna de sus oficinas. Lo más cómodo, al menos, es que te den una tarjeta de débito que te permita hacer extracciones en cajeros automáticos sin que tengas que pagar comisiones.

Ofertas promocionales por domiciliar la nómina

Muchos bancos ofrecen como reclamo a sus clientes cuentas gratuitas a cambio de que domicilien la nómina o la pensión en su entidad.

Pero este tipo de ofertas suelen ser condicionadas a que contrates determinados servicios adicionales como seguros, planes de pensiones o préstamos bancarios.

En general, las ofertas para cambiar tu nómina de banco se basan en:

  • Regalos: pueden ser tabletas, móviles, cuberterías, juegos de toallas, vajillas, vacaciones de fin de semana… Cualquier cosa que se le ocurra a los responsables comerciales con el objetivo de atraer a más clientes a cambio de que se vinculen con el banco. Recuerda siempre leer la letra pequeña, porque los bancos nunca regalan nada y este tipo de detalles suelen pasarle desapercibidos a muchos clientes que se ciegan con el regalo.

Productos adicionales: en ocasiones, el motivo de cambiarte a otro banco no es en sí las condiciones de domiciliación de nómina, sino que lo haces porque te ofrecen una hipoteca con condiciones muy ventajosas. Lo lógico es que un banco que te va a conceder un préstamo hipotecario te obligue a domiciliar la nómina con ellos. Pero si además te obligan a contratar un sinfín de productos adicionales (seguros de hogar, planes de pensiones, préstamos al consumo…) tal vez el coste final de la hipoteca no sea tan bajo.

Me gusta

109

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más