Cómo planificar el presupuesto familiar

29 Enero 2020

Gestionar adecuadamente el presupuesto de una familia no es una tarea fácil, y más si tenemos en cuenta que no depende únicamente de nosotros, sino de nuestra pareja e hijos. Algunas personas comparan este presupuesto con el de un país entero, y no van mal encaminados. Pese a que el presupuesto de un país requiere más esfuerzo en cuanto a los puntos a tener en cuenta, el presupuesto familiar no se queda corto, ya que debemos tener en cuenta todos los gastos mensuales, al igual que los ingresos con los que disponemos y dejar una cantidad específica para esos gastos inesperados, como multas, compras impulsivas, etc.

Planificación del presupuesto mensual de tu familia

Algunas personas consideran que la planificación del presupuesto es inútil, requiere mucho tiempo y no da nada a cambio, pero es totalmente falso. Una buena previsión de gastos te ayuda a controlar gastos e incluso a ahorrar si se gestiona adecuadamente.

Si no lo ves muy claro, desde PepeCredito te animamos a que lo pruebes durante unos meses, y luego compartas tu experiencia.

Para ello vamos a necesitar una tabla como la que ves a continuación y vamos a añadir todos los gastos que tienes de manera regular, como el gas, agua, colegios, teléfono, internet, etc.

Tipo de gasto

Gasto previsto

Gasto real

Diferencia

Hipoteca

 

 

 

Comida

 

 

 

Limpieza

 

 

 

Teléfono, TV, Internet…

 

 

 

Seguros (médico, coche, etc)

 

 

 

Luz, Gas, agua, …

 

 

 

Educación

 

 

 

Deudas

 

 

 

Gastos extra

 

 

 

 

 

 

Aquí te damos algunos ejemplos de gastos típicos de las familias para que tengas una idea más clara de cómo funciona la planificación:

Gastos básicos de una familia media

En primer lugar, deberás hacer recuento del total de ingresos que tiene tu familia para poder planificar lo que te puedes permitir gastar en general, antes de comenzar a dividir por tipo. Por ejemplo, si sois dos personas que trabajan, y cada una genera unos ingresos de 1.200€ al mes, contáis con un total de 2.400€ para los gastos, como máximo. Además, si disponéis de alquileres que os generan beneficios, también los podéis sumar.

En segundo lugar, vas a hacer la lista. Aquí te damos algunos ejemplos de gastos:

  • Comida
  • Gastos médicos o seguro médico
  • Suministros (agua, gas, luz)
  • Teléfono, internet, etc.
  • Educación de los hijos (guardería, instituto, universidad, etc.)
  • Productos de limpieza y del hogar
  • Pago de hipotecas, préstamos, créditos rápidos, etc.
  • Gastos de transporte
  • Ropa necesaria
  • Ahorro (recuerda que es importante separar una cantidad específica para ahorros)

Gastos extraordinarios

Cuando el presupuesto mínimo está calculado, deberás hacer una lista de gastos extraordinarios, es decir, aquellos que no son imprescindibles pero que mejoran la calidad de la familia. Por ejemplo:

  • Aficiones, ocio y entretenimiento.
  • Restaurantes.
  • Regalos a familiares, amigos, conocidos.
  • Uso del taxi en lugar de autobús o metro.
  • Decoración para el hogar

Al hacer la lista, puedes dividirla en los puntos que consideras necesarios y aquellos que se pueden eliminar para ahorrar dinero. No trates de eliminarlo todo intentando ahorrar lo máximo posible, ya que no te servirá de nada. Se puede ahorrar muchísimo sin tu café diario en tu cafetería favorita, o sin vuestra tradición familiar de ir al restaurante cada viernes, pero al fin y al cabo también es positivo darse un capricho de vez en cuando.

Es mejor eliminar un par de puntos, sin los cuales todos pueden vivir fácilmente, y ahorrar un poco, pero de manera constante y mensual. Esto dará buenos resultados a largo plazo.

Cómo evitar errores

Todo suena tan alegre y simple que muchos entusiastas se ponen manos a la obra, pero luego descubren que seguir las nuevas reglas no es tan simple. Se involucran en una red de errores comunes que les impiden ahorrar e incluso aumentan significativamente los gastos del presupuesto familiar. Sin tenerlo en cuenta al principio, puedes llegar al resultado opuesto del deseable.

Juntos se puede

Si la familia planifica el presupuesto correctamente y toma la responsabilidad de registrar todos los movimientos (gastos e ingresos) y además es consciente de los máximos estipulados para cada tipo de gasto, será mucho más fácil tener un control real de todos los movimientos. De lo contrario, será imposible saber la cantidad real que queda para gastos extras o si estamos en números rojos en el banco.

  • Debéis ser realistas a la hora de asignar una cantidad a cada gasto.
  • Buscad un objetivo para el dinero ahorrado. Por ejemplo, un viaje o una cena romántica.
  • Incluso si no fuera posible convencer tu pareja sobre la utilidad de la planificación, inténtalo más tarde. Con el tiempo seguro que apreciará los beneficios del método.

Estar atento a situaciones imprevistas

Un factor muy importante para planificar correctamente un presupuesto de familia es el guardar una cantidad como "fondo de emergencia", es decir, parte del dinero que queda específicamente para situaciones que nadie puede predecir. En caso de enfermedad de familiares, pérdida de trabajo y otras situaciones desagradables se puede necesitar urgentemente dinero, que se toma del mismo fondo. Aquellos que tienen algún tipo de ahorro no están en riesgo, pero sin ese fondo puedes tener complicaciones e incurrir en grandes deudas.

Haz un presupuesto mínimo y multiplícalo por seis. Ese monto será el fondo de emergencia de tu familia, lo que vais a usar en situaciones de emergencia.

Los objetivos a largo plazo son tu prioridad

Muchos empiezan la planificación del presupuesto familiar sin un propósito específico. No es la mejor estrategia. Siempre vale la pena establecer objetivos factibles que podáis alcanzar en el futuro cercano. Por ejemplo, ahorrar para un coche nuevo, un piso, electrodomésticos nuevos o simplemente vacaciones de verano.

Y luego aparecerán metas nuevas. Cinco años después, el coche quedará obsoleto, y el microondas fallará, tendrán que ser reemplazados. La casa puede quedarse pequeña, ya que tendréis tres hijos, o puedes decidir construir una cabina con aire acondicionado para tu amado perro. Establece metas alcanzables y no te limites solo a una.

Algunos consejos y trucos simples para la planificación del presupuesto familiar

Aún si cumples con todo lo antes descrito, puede ser un poco difícil seguir con el presupuesto, especialmente los primeros 3-4 meses. Para simplificar la tarea, te damos algunos consejos más:

  • La familia debe comentar todas las compras que puedan considerarse grandes. Establece un límite de, digamos, doscientos euros. Los grandes gastos deben discutirse a principios de mes, y todo aquello que se escape del presupuesto se debe evitar. También es totalmente inaceptable pedir préstamos personales sin consentimiento de todos los miembros de la familia. 
  • Cada miembro de la familia, ya sea un adulto o un niño, debe tener sus propios fondos para gastos. Para los niños, esto es dinero de bolsillo, por ejemplo, para dulces y juguetes, para adultos es el límite estándar del presupuesto básico.

Los niños deben participar en la planificación. Un error grave es no involucrar a los hijos en las decisiones de familia, ya que en un futuro irán perdidos y no entenderán el valor del dinero. En España se dice que los jóvenes no tienen educación financiera porque no se enseña en los colegios. Quizás un buen principio sería el de enseñarles las finanzas personales en casa.

Me gusta

211

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más