Consejos para ahorrar en calefacción ahora que llega el frío

19 Noviembre 2020

Con la llegada del frío es inevitable gastar más en energía. Todos queremos estar bien calentitos en casa, así que la calefacción pasa horas y horas encendida. Pero la subida en la factura no tiene que ser tan grande como piensas.

Hay quien cree que para ahorrar en calefacción es necesario renunciar por completo a disfrutar de una buena temperatura.

Pero no es así.

Existen trucos muy útiles que puedes aplicar desde hoy mismo si quieres evitar sorpresas desagradables en la factura. ¡Y sin tener que pasar frío!

¿Quieres saber cuáles son? En este artículo te contamos los 6 tips más efectivos.

Ahorra en tu factura de la calefacción con estos 6 consejos

1.Mantén las instalaciones en buenas condiciones

El mantenimiento es clave para ahorrar en calefacción.

Si las instalaciones están sucias o tienen algún deterioro, funcionarán de forma menos eficiente.

Además, muchas veces esto deriva en averías más graves. Y si te pilla a fin de mes, puede que incluso tengas que pedir un microcrédito para la reparación.

Para evitarlo, lo mejor es prevenir.

Realiza una revisión de caldera una vez al año y purga los radiadores antes de que empiece a hacer frío.

2.Establece una temperatura adecuada

Muchas personas suben la temperatura de la calefacción hasta el punto de pasar calor.

No cometas tú también ese error.

Una temperatura de 19-22 grados es suficiente para estar cómodo en casa. Si necesitas más, ponte ropa que abrigue. No tiene sentido ir en camiseta de manga corta para luego pagar un dineral en tu factura.

3.Evita fugas

¿Sabías que hasta un 30% del consumo se debe al calor que se escapa por las ventanas?

Por eso es fundamental que éstas cuenten con un buen sistema de aislamiento.

En algunos casos esto supondrá tener que cambiarlas por otras de mayor calidad, para lo que puedes solicitar un préstamo para reformas de vivienda.

Pero hay otros trucos mucho más baratos. Por ejemplo, sellar bien los marcos y usar cortinas o estores que eviten la pérdida de calor.

4.Compara las tarifas

Esta es una práctica habitual cuando contratamos un seguro o una línea telefónica. Pero curiosamente se suele pasar por alto cuando hablamos de la luz y el gas.

Para evitar sustos, busca entre las diferentes ofertas del mercado la que mejor se adapte a tus necesidades y horarios.

Asegúrate también de que no tienes contratada más potencia de la que necesitas.

5.Usa termostatos programables

Los termostatos te permiten regular la temperatura de forma individual en cada habitación. Así es posible concentrar el calor en las estancias en las que pases más tiempo.

Y si son programables, ofrecen la opción de ajustar automáticamente la hora de funcionamiento de la calefacción.

Esto es muy útil para encender los radiadores poco antes de llegar a casa y apagarlos en las horas en las que vayas a estar fuera.

6.No cubras los radiadores

Seguro que tú también usas los radiadores para poner a secar la ropa.

Es un truco que puede sacarte de algún que otro apuro, pero también un error desde el punto de vista económico.

Cualquier obstáculo que encuentre el calor al salir del radiador conlleva un gasto energético mayor. Y, por tanto, también aumentará la factura.

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más