Cómo la cuarentena cambia los gastos personales: ejemplo de italianos

28 Mayo 2020

Italia vive más tiempo en el régimen de cuarentena que otros países europeos, y ahora los españoles están en la misma posición que los italianos. Veamos cómo ha cambiado el presupuesto personal de los italianos, ¿y para qué debemos prepararnos?

La comida es lo más importante

La introducción de la cuarentena en todo el país el 10 de marzo fue una sorpresa, por lo que muy pocos italianos lograron asaltar supermercados y hacer reservas estratégicas. Además, el gobierno reitera constantemente que no habrá problemas con el suministro de alimentos.

Ir al supermercado es una de las pocas razones legales para salir de casa. Sin embargo, las autoridades están pidiendo comprar con un margen para ir a la tienda lo menos posible. Y el proceso de compra durante el período de cuarentena se organiza de tal manera que desaparece el deseo de ir al supermercado todos los días.

Debido a las medidas de seguridad, solo un número limitado de personas puede estar dentro del super, por lo que hay una cola frente al supermercado. En Roma, se tarda un promedio de 40 minutos para entrar.

Para aquellos que no quieren hacer cola, incluso una vez a la semana, hay dos opciones: ir a pequeñas tiendas o pedir productos en Internet. Por ejemplo, Amazon ahora ofrece una gran selección de productos alimenticios. Además, todos los recursos de los almacenes y el departamento de entrega ahora se centran en la entrega de productos alimenticios, por lo tanto, el tiempo de entrega de otros bienes ha aumentado considerablemente: en lugar del habitual uno o dos días, puede llevar diez días o más. Pero esto ilustra bien el patrón de consumo actual en Italia: lo principal es la comida.

¿Cómo cambiaron los gastos?

Los gastos en comida por parte de los italianos ciertamente han aumentado. No solo porque ahora todos están sentados en casa todo el día. Muchas personas ahora tienen mucho más tiempo libre, tratan de ocuparlo con algo y por eso empiezan a cocinar y probar recetas nuevos, lo que conlleva los costos adicionales. Además, la comida se ha vuelto más saludable en muchas familias, lo que también afecta la billetera. Ahora todos quedan en casa durante un mes, no pueden ir al gimnasio, por eso muchos tratan de comer más sano para no ganar peso.

Pero incluso el aumento de los gastos en comida en el hogar al final condujo a los ahorros, porque el capuchino habitual en el bar por la mañana y el café después de la comida, los bocadillos para llevar, las cenas en el restaurante desaparecieron por completo. Sin mencionar los bares y cervecerías después del trabajo.

La presencia constante en casa condujo a un mayor consumo de electricidad, agua y gas. Y los italianos esperan que el estado brinde a la población cierto apoyo en sus pagos. Hasta ahora, las autoridades han confirmado la posibilidad de diferir el pago de las facturas solo a los residentes de aquellos asentamientos en Lombardía que se encontraban principalmente en la "zona roja". Pero se habla de que ciertas medidas de apoyo deberían extenderse a todo el país.

Ahorros involuntarios

Ahora nadie va a restaurantes, bares, cines, nadie sale de compras, por eso la cuarentena ahorra mucho, como confiesan los italianos. El segundo efecto obvio de la cuarentena: todos los gastos se redujeron a la alimentación. Simplemente no hay casi nada más para comprar.

Lo mismo pasa con los gastos de transporte. Muchas personas llevan semanas sin arrancar sus coches. Pero incluso aquellos que continúan viajando al trabajo (en Italia, los supermercados, farmacias, oficinas de correos, bancos y otras organizaciones que satisfacen las necesidades básicas de la población y la economía permanecen abiertos) notan que sus costos de transporte se redujeron considerablemente. Y aquí está el por qué.

La gasolina ha bajado de precio

Primero, los precios de la gasolina han caído, aunque no directamente por el coronavirus. Si antes la gasolina más barata costaba 1,5 euros, y el “diesel” - 1,4 euros por litro, ahora la gasolina cuesta 1,4 euros, y el “diesel” - 1,3 euros por litro. Ahora llenar un tanque cuesta unos 10 euros menos.

Además, hasta el 3 de abril (la fecha oficial de finalización de la cuarentena), la tarifa de aparcamiento en el centro de la ciudad se canceló: generalmente por ocho horas de aparcamiento hay que pagar 4 euros por día. Y el tiempo en la carretera se redujo significativamente, según las palabras de personas que tienen que seguir trabajando. La cantidad de automóviles se redujo drásticamente. No hay atascos, por eso se tarda mucho menos en llegar al trabajo, y eso ahorra la gasolina.

Es decir, ¿los italianos tendrán más dinero a la salida de la cuarentena?

Si hablamos de los jubilados o trabajadores de organizaciones estatales, entonces sí, ahorrarán mucho, evitando todos los gastos. Pero la mayoría de los italianos llegará al final de la cuarentena con un agujero en el bolsillo. Casi el 79% de los habitantes del país trabajan en pequeñas y medianas empresas, que en su mayor parte se han parado. Para la gran mayoría de la población, la cuarentena significa, en primer lugar, una fuerte caída o una falta total de ingresos. Se proyecta un crecimiento en la demanda de préstamos bancarios y minicréditos rápidos.

¿Y qué pasa con el trabajo remoto?

Incluso antes de la introducción oficial de la cuarentena en Italia, el Smart working, un formato de trabajo remoto, se introducía activamente. Cuando se anunció la cuarentena, todos que podían comenzaron a pasar a este formato. Ingenieros, abogados, gerentes de nivel medio de empresas de diversos perfiles, desde petróleo hasta la venta de alimentos locales, maestros y profesores universitarios, ahora trabajan de forma remota.

Y  los primeros días de cuarentena ya revelaron varios puntos débiles de trabajo remoto masivo.

El primero: la compra masiva de nuevos equipos (computadoras portátiles, cámaras web, auriculares, etc.) creó una escasez de estos productos. El tiempo de entrega para las laptops más económicas es ahora de 1 a 2 meses, según los vendedores de equipos de TI.

El segundo: no todos los empleados estaban listos para un nuevo formato de trabajo, hay que aprender algunas cosas en camino. Muchos tienen que trabajar más horas, porque en la situación nueva hay que dominar las nuevas tecnologías y acostumbrarse al nuevo formato de trabajo. En cada profesión hay sus propias complicaciones. Por ejemplo, los profesores confiesan, que es mucho más difícil guardar la atención de sus alumnos (especialmente si se trata de los niños pequeños) durante la clase online.

Y algunos gerentes indican, que el trabajo que tradicionalmente se realiza en la oficina, ahora se ha vuelto menos productivo.

¿Es posible ganar dinero cerrado en casa durante cuarentena?

La situación actual provocó las acciones activas de aquellos que habían pensado durante mucho tiempo en empezar a trabajar a distancia. Los profesores de idiomas privados están transmitiendo sus clases en línea. Además, hay ejemplos de una cooperación maravillosa cuando los maestros realizan seminarios web gratuitos para colegas, explicándoles los detalles de trabajar online.

Pero, por supuesto, las posibilidades de ganar dinero en casa están limitadas por las posibilidades de la esfera de Internet. Un instructor de yoga realiza clases en línea. El terapeuta acepta clientes online. Un trabajador social ofrece consultaciones online,  para que cuando finalice la cuarentena, todos estos clientes potenciales acudan a él. Los consultores financieros y nutricionistas también tienen buenas oportunidades de ingresos en línea. Pero en la mayoría de los casos, las personas no tienen forma de inventar instantáneamente una nueva forma de ganar. El beneficio material máximo que se puede extraer del encarcelamiento en casa es preparar el escenario para futuros ingresos.

¿Cómo aprender a ganar más después de la cuarentena?

La cuarentena brinda una oportunidad única para aprender esas habilidades que pueden ser útiles en el futuro. Los trabajadores estudian lenguas extranjeras, que pueden ser útiles para su trabajo, aumentan sus conocimientos dentro de la profesión. Los propietarios de empresas tratan de averiguar qué nuevos servicios tendrán demanda después de la cuarentena, dado el inicio de la crisis económica.

Y esta es la amarga verdad: ahora se necesitan esfuerzos adicionales en la esfera profesional, no para ganar más, sino para no perder ingresos. Es obvio que Italia pagará un precio muy alto por la cuarentena y que una fuerte crisis económica aguarda al país (y desafortunadamente lo mismo se puede decir sobre nuestro país). Después de todo, todos los sectores de la economía, excepto el comercio minorista de alimentos, farmacias y servicios sanitarios, se encontrarán en una profunda crisis. Y es obvio que no todos podrán recuperar rápidamente los volúmenes perdidos. Quizás, muchas personas necesitarán ayuda financiera, van a pedir préstamos personales. Por ejemplo, el turismo, de que probablemente deberíamos olvidar por esta temporada. O eventos masivos. La crisis se agravará por el hecho de que los italianos tienen la intención de pasar a un modo de ahorros ante la incertidumbre. Y la baja demanda no contribuirá a una recuperación rápida.

Pero todo esto vendrá después. Ahora la gente está tratando de estar tranquila y esperar el fin de la cuarentena. Y eso es lo que todos tenemos que hacer, porque nuestra salud es lo primero y más importante.

Me gusta

114

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más