Cómo deberían ser los ficheros de solvencia

18 Diciembre 2019

Aparecer en el ASNEF es un problema muy serio para solicitar un crédito. Y encima la información reflejada en ese fichero ni siquiera es un fiel reflejo de la realidad. Esto quiere decir que los bancos no disponen de suficiente información como para basar sus decisiones en ese tipo de registros. ¿Cómo debería estudiarse la solvencia entonces?

En esto de los préstamos personales rápidos se ha convertido en norma de obligado cumplimiento que se condene siempre a justos por pecadores, ya que los impagos de anteriores clientes penalizan a los nuevos solicitantes con peores condiciones comerciales o con mayores dificultades para acceder a un crédito.

Pero el gran problema, además, es la huella que deja en el historial cualquier incidencia a lo largo de la vida del préstamo.

Si te retrasas al liquidar las cuotas —o por algún motivo dejas de pagar puntualmente—, quedarás marcado de por vida con el estigma del mal pagador, a través de una inscripción negativa en un fichero de morosos.

Los ficheros de solvencia no sirven de mucho

Tal y cómo están configurados ahora, los ficheros de solvencia —como el ASNEF— no ofrecen toda la información necesaria para decidir si alguien es buen o mal pagador. 

El motivo es que solo se registran las incidencias negativas, incluso aunque estas sean puntuales.

De hecho, según los datos del Banco de España, la morosidad actual se encuentra en el 5,1% sobre el total de los créditos concedidos (el récord se produjo a finales de 2013 con un 13,61%).

Por lo tanto, el 94,9% de los prestatarios cumplen correctamente con sus obligaciones.

Pero el actual formato solo refleja las incidencias e impagos —aunque sean puntuales o justificados— en el ASNEF.

Una situación que critican muchos expertos, pues estos datos no ofrecen un fiel reflejo de la realidad de un cliente como pagador.

De hecho, la mejor solución serían los ficheros de solvencia positiva como el CIREX de Experian, que recopila tanto los datos negativos como los positivos.

Pero a continuación vamos a ver que no todas las entidades quieren que este tipo de ficheros de solvencia positiva se implanten en el sector. 

La privacidad de los datos, como excusa

Salvo que trabajes solo con minicreditos online con asnef debes tener claro que tu entidad bancaria puede entregarle tus datos a terceros que tienen interés en conocer tu solvencia.

La privacidad de tus datos, por tanto, no está garantizada, en aras de una mejor tramitación de los riesgos crediticios por parte de las entidades financieras.

De hecho, la Ley de Protección de Datos establece en su artículo 20 que es lícito para los bancos tratar datos personales relacionados con el cumplimiento de obligaciones relacionadas con los préstamos.

Pero la cosa se complica aún más: la ley contempla la creación de ficheros negativos de solvencia como el ASNEF, pero no así los de solvencia positiva, que quedarían en una zona gris a nivel legal.

En eso se escudan las grandes entidades bancarias para impedir la proliferación de ficheros de solvencia positiva.

Aunque realmente lo que hacen es protegerse de la competencia de las fintech que están empezando a operar en España

La razón es comprensible: a parte del CIREX —que es gestionado por una empresa privada—, el CIRBE del Banco de España también ofrece información positiva sobre los clientes con préstamos. Pero el acceso al CIRBE está prohibido a las entidades fintech, que no están supervisadas por el Banco de España.

Ese es el motivo por el que los grandes bancos están poniendo trabas a la proliferación de los ficheros de solvencia positiva, que mejorarían la tramitación de préstamos para personas consideradas como buenas pagadoras.

Me gusta

326

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más