5 formas de no arruinarse en San Valentín

25 Marzo 2020

Llega San Valentín y todo el mundo parece obsesionarse con demostrar su amor a base de comprar costosos presentes. En este artículo te voy a enseñar algunos trucos para no arruinarte tratando de impresionar a tu pareja con regalos excesivamente caros.

San Valentín es una gran oportunidad para demostrar tu amor por la persona con la que compartes tu vida.

Pero si no te planificas bien, también te puede provocar un importante agujero en tu cartera, que solo podrá ser cubierto recurriendo a los créditos en línea rápidos (que están pensados para este tipo de necesidades).

Por eso, en este artículo vamos a compartir algunos consejos para pasar el mejor día posible con tu media naranja sin arruinarte en el intento.

¿Crees que es imposible?

¡Pues sigue leyendo y te sorprenderás!

1. No te salgas del presupuesto previo

Si no tienes claro cuánto puedes (y quieres) gastar, es probable que acabes comprando de forma compulsiva cualquier regalo que te entre por los ojos.

Y no es casualidad.

Los comercios ponen en marcha en estas fechas toda su maquinaria de marketing para atraer la atención de los consumidores.

Mira a tu alrededor y todo será de color rojo pasión.

Para evitar caer en esta trampa, lo mejor es establecer un presupuesto.

Habla con tu pareja sobre lo que esperáis de este día y acuerda con ella un límite en común.

Eso no solo servirá para ahorrar algunos pesos, sino también para que ninguno de los dos quede en mal lugar por gastar de menos.

2. Adelanta las compras

Seguro que más de una vez te has encontrado el día antes de San Valentín sin haber comprado tu regalo.

Además de causar estrés, esto hace que acabes comprando a la carrera, sin comparar precios y justo en el momento en el que todo es más caro.

Por eso, una de las formas más eficaces de ahorrar en San Valentín —o en cualquier otra celebración— es hacer tus compras por anticipado, en los momentos previos al evento.

Así evitarás tener que asumir todos los gastos de golpe.

Y de paso, tendrás más tiempo para ir captando ideas, por lo que te aseguras acertar de pleno con tus obsequios.

3. Prepara una cena romántica en casa

¿Quién dijo que para disfrutar de una buena cena de San Valentín hay que reservar mesa en un restaurante caro?

De hecho, la experiencia puede acabar siendo de todo menos romántica: los locales suelen estar saturados y muchos ofrecen menús cerrados con precios más altos de lo habitual.

Así que una de las mejores formas de ahorrar en estas fechas es organizar una cena especial en casa.

Prepara el plato preferido de tu pareja o sorpréndela con una nueva receta.

Y no olvides crear el ambiente adecuado con velas y música suave de fondo...

4. Aprovecha los cupones descuentos

Si vas a comprar tus regalos en línea, los cupones son una oportunidad que no puedes dejar escapar.

Muchos comercios ofrecen códigos de descuento durante todo el año, a los que hay que añadir los que se lanzan especialmente por San Valentín: flores, joyas, prendas de lencería, perfumes...

Y si prefieres regalar una experiencia en forma de escapada, circuito de spa o actividades de aventura, en portales como CouponNation, Groupon o Picodi tendrás una amplia oferta donde elegir.

5. Flores sí, rosas no

Las rosas rojas son un clásico de San Valentín. Pero precisamente por eso, su precio se dispara cada año cuando se acerca este día.

Por fortuna, existen otras muchas flores más baratas y que también expresan amor y admiración por la otra persona, como los claveles o los tulipanes rojos.

Si quieres ser original, regálale una de estas flores junto con una nota en la que expliques su significado y por qué la has elegido para un día tan especial.

¡Seguro que no lo olvida nunca!

Y además evitarás tener que recurrir a fuentes de financiamiento a corto plazo para cubrir estos gastos extra.

Me gusta

43

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más