El reto de abrir un hotel después del Covid-19

02 Julio 2020

Alojarse en un hotel ya no será lo mismo tras la pandemia del coronavirus. Al menos, hasta que no exista una vacuna efectiva en el mercado. Mientras tanto, el sector estudia cómo adaptarse para volver a recibir turistas. Todo un reto que llevará a estos establecimientos a reinventarse por completo.

Antes de estallar la pandemia del COVID-19, dormir en un hotel conllevaba una serie de acciones rutinarias a las que apenas prestábamos atención.

Alojarnos en una habitación que solo unas horas antes estaba ocupada por unos desconocidos, comer en un buffet libre o bañarnos en la piscina eran algunas de ellas.

Pero ahora los hoteles tendrán que asegurar que se respeta la distancia social y las medidas de higiene en sus instalaciones.

Para conseguirlo, el gobierno y los empresarios del sector ya trabajan en el proceso de adaptación.

Protocolos de seguridad a la llegada

La llegada de los huéspedes será uno de los momentos críticos para garantizar la seguridad en los hoteles.

Es muy probable que la zona de recepción se adapte para incorporar medidas como estas:

  • Permitir el check-in y el check-out automático.
  • Fomentar el pago con tarjeta de crédito.
  • Proteger a los recepcionistas con una mampara de plástico.
  • Controlar la temperatura a los turistas antes de permitirles la entrada.
  • Proporcionar elementos de protección personal como guantes, mascarillas y geles desinfectantes para los viajeros que los necesiten.

Limpieza de habitaciones

Como puedes imaginar, la limpieza será mucho más exhaustiva a partir de ahora.

La limpieza diaria de las habitaciones que hasta ahora era habitual dará paso a un proceso de higienización en profundidad después de que sus huéspedes la abandonen.

Para ello, el personal de limpieza deberá esperar 24 horas antes de poder acceder a la estancia e irán debidamente protegido con EPI (equipos de protección individual), según adelantan los responsables de algunas cadenas hoteleras.

Asimismo, el gobierno recomienda reducir los elementos que no sean indispensables, ya que podrían convertirse en focos de infección.

Entre ellos, destacan los siguientes:

  • Los minibares
  • Los elementos de decoración
  • Las alfombras.

Cafeterías y restaurantes

Si eres fan del buffet libre, tenemos una mala noticia: probablemente no puedas volver a disfrutar de uno de ellos en un buen tiempo.

Y es que a partir de ahora los hoteles procurarán que sus huéspedes solo entren en contacto con los alimentos que ellos mismos van a consumir.

Esto podría llevar a sustituir el autoservicio por un buffet asistido o por raciones ya preparadas.

Para evitar el contacto social también se reducirá la capacidad de los restaurantes.

Y algunos hoteles, incluso, favorecerán el consumo de comida en las propias habitaciones.

Políticas de cancelación

Esta crisis ha demostrado que hacer planes con mucha antelación puede ser muy arriesgado.

Por eso, los hoteles tendrán que flexibilizar sus políticas de cancelación si quieren conseguir reservas.

También será habitual encontrarse con ofertas para fomentar la confianza de los viajeros en este periodo de incertidumbre.

Estos son algunos ejemplos:

  • Descuentos por reservar con anticipación.
  • Posibilidad de cambiar de fechas sin coste.
  • Aplazamiento del pago

Estas actuaciones no serán baratas de implementar para los hoteles, lo que podría llevar a muchos establecimientos a tener que pedir préstamos para negocios para costearlas.

Pero son imprescindibles para mantener la competitividad y reactivar el turismo, pilar fundamental de la economía española.

Me gusta

10

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más