La mejor opción para aumentar el valor de tu casa: el préstamo para reformas

04 Junio 2019

Los préstamos para reformas son créditos que cubren necesidades extraordinarias y poco habituales: cuando una casa se ha quedado vieja, por ejemplo, y no queda más remedio que adaptarla a los nuevos tiempos, el gasto no siempre es asumible (sobre todo cuando la reforma es de envergadura). En esos casos, puedes acudir a los préstamos para reformas que te ofrecen los fondos necesarios para pagar los trabajos de mejora de tu vivienda.

En los tiempos previos a la crisis, la burbuja inmobiliaria estaba tan inflada que apenas nadie se planteaba la opción de reformar una vivienda, puesto que todo el mundo prefería vender la vieja y comprarse una nueva.

Sin embargo, las reformas volvieron al primer plano cuando la crisis estalló y se llevó por delante muchos de los sueños de los españoles.

En concreto, todas aquellas personas que vivían en una casa que no era de su agrado, ante la imposibilidad de deshacerse de ella, comenzaron a reformarla para adaptarla a los nuevos tiempos.

Esto significa que la reforma de una vivienda no es una opción tan descabellada como se creía hace 15 o 20 años.

En este artículo te voy a explicar cómo puedes incrementar el valor de tu vivienda haciendo una reforma.

Y para ello, las financieras que encontrarás en nuestra página ponen a tu disposición una serie de préstamos para reformas que te serán de gran utilidad.

¿Por qué motivos se reforman las viviendas?

Los casos son bastante variados.

Es posible que hayas heredado un piso viejo y que quieres ponerlo en valor con el objetivo de venderla posteriormente.

Pero tal vez es tu vivienda habitual la que estás pensando en reformar, porque se ha quedado vieja y te encuentras incómodo en ella.

O quizás deseas irte a vivir a una casa prestada o regalada por tu familia.

En esas circunstancias tendría todavía más sentido cambiarle la cara, ya que las casas viejas suelen estar bastante deterioradas por culpa del paso del tiempo y de la poca calidad de los materiales que se usaban antiguamente en España. 

¿Cómo puede ayudarte un préstamo para reforma?

Ya sea por uno u otro motivo, la realidad es que el paso del tiempo es inmisericorde con las casas.

Así que después de 10 o 15 años será necesario darle una capa de pintura a las paredes y techos, o hacer alguna reforma en el baño y en la cocina.

Y conforme aumenta la antigüedad del piso las necesidades también se incrementan, siendo necesario ocuparse de los suelos, la fontanería, la electricidad, las ventanas…

Esto quiere decir que —si quieres vivir en un piso confortable y moderno— no tendrás más remedio que hacer desembolsos económicos periódicos.

Pero claro está que a lo mejor no cuentas con todo el dinero que te hace falta para abonar todas las facturas.

En ese caso, los préstamos personales para este tipo de proyectos son la mejor solución para que tu casa recupere el confort perdido y también incremente su valor.

Porque si en un momento dado alguien te hiciese una oferta de compra de tu vivienda, no cabe duda de que podrías pedir más dinero por ella si está completamente reformada (además de que así entra más por los ojos).  

Me gusta

414

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más