Cómo serán los vuelos en avión cuando comience la desescalada

25 Junio 2020

La pandemia del coronavirus está transformando muchos aspectos de nuestra vida: desde cómo nos relacionamos hasta nuestra forma de trabajar. Y por supuesto, el turismo no quedará ajeno a estos cambios. Cuesta imaginar cómo serán los vuelos una vez que la desescalada permita viajar de nuevo, pero los expertos y las aerolíneas ya adelantan algunas posibilidades.

Los viajes en avión no volverán a ser lo mismo. Al menos, mientras no llegue una vacuna para hacer frente al COVID-19.

Sin embargo, eso no significa que dejemos de volar.

Al contrario, el confinamiento ha hecho que deseemos más que nunca salir de nuestro entorno y conocer nuevos lugares.

Tanto es así que muchas personas ya están reservando un dinero extra para su primer viaje cuando la desescalada lo permita.

¿Pero cómo serán esos vuelos?

Aviones con un tercio menos de ocupación

Durante los primeros meses de la llamada “nueva normalidad”, los vuelos no irán al 100% de su ocupación.

Para mantener la distancia de seguridad, las compañías podrían dejar libre el asiento central de cada fila, lo que supondría una reducción del 33% en el número de pasajeros.

Pero esta solución no convence a las aerolíneas.

Muchas argumentan que con ese nivel de ocupación no les resultaría rentable volar sin subir los precios de forma notable.

Asientos separados por mamparas

Otra posibilidad es que los pasajeros estén separados por mamparas o paneles de metacrilato. Es una medida que ya están adoptando muchos dueños de restaurantes.

Esto reduciría el contacto entre viajeros adyacentes y con las personas que caminen por el pasillo.

Y lo mejor es que podría funcionar como alternativa a la reducción de los asientos ocupados, por lo que las compañías aéreas no tendrían que limitar el número de pasajeros.

Guantes, mascarillas y gel, nuevos elementos del equipaje

Lo que parece seguro es que los elementos de protección personal han llegado para quedarse.

Muchas aerolíneas ya han anunciado que el uso de mascarillas será obligatorio para todos los pasajeros. Algunas incluso las repartirán entre quienes no dispongan de una.

Del mismo modo, los guantes y geles desinfectantes seguirán formando parte de nuestra vida diaria. A buen seguro no faltarán en la maleta junto a la crema solar.

Nuevos controles antes de embarcar

Si antes de esta crisis pasar todos los controles de embarque ya era una aventura, a partir de ahora lo será aún más.

A los tradicionales controles de metales y líquidos se sumarán ahora la toma de temperatura a los pasajeros, para asegurar que ninguna persona enferma suba a bordo.

También es de esperar que se extienda el uso del pasaporte biológico.

Se trata de un certificado que identifique a las personas que ya han pasado el coronavirus y por lo tanto son inmunes.

Precios más altos

En este escenario, los analistas creen que el coste de volar aumentará de forma notable.

No solo por todas las medidas que las compañías estarán obligadas a tomar, sino también porque el número de viajeros será menor.

Y esto hará que tengan que sacar más rentabilidad a cada uno de ellos.

Es muy probable que los vuelos low-cost desaparezcan o queden reservados a unos pocos trayectos de corta duración. Así que no será extraño que muchas personas tengan que pedir un préstamo rápido para costearse sus vacaciones.

Eso sí, la nueva situación también podría provocar una guerra de precios que suavice estas subidas.

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más