Todo lo que debes saber sobre las cuentas jóvenes

05 Febrero 2020

Las cuentas bancarias para jóvenes ofrecen varias ventajas exclusivas en comparación con las cuentas tradicionales. No suelen tener comisiones de mantenimiento ni cobran por transferencias. Además, la mayoría incluye tarjetas de débito gratuitas para que los menores empiecen a hacerse responsables de sus gastos. Si tienes dudas sobre cuál es la cuenta joven más adecuada para tu hijo, en este artículo te doy algunas claves.

Ha llegado el momento de que tu hijo adolescente tenga una tarjeta.

Seguramente piensas que es demasiado joven para gestionar su dinero, pero muchos expertos recomiendan que empiecen a esta edad.

De hecho, al poner a tu hijo como titular de una cuenta bancaria y darle una tarjeta propia, le estás ayudando a ser más responsable y a tener una mejor educación financiera.

Pero encontrar una cuenta joven apropiada para él no es tan fácil como parece.

Aunque las condiciones generales de las distintas entidades bancarias son muy similares, es conveniente leer la letra pequeña para encontrar la más adecuada.

Características principales de las cuentas jóvenes

Los padres o tutores del menor son los responsables legales del dinero, por lo que a la hora de abrir una cuenta joven debes presentar tus datos, tu DNI y, a menudo, también el libro de familia.

La edad mínima y máxima para tener una cuenta de este tipo varía según el banco, pero lo habitual es que se sitúe entre los 14 y los 30 (en algunos bancos el intervalo de edades puede oscilar entre los 18 y los 25).

Si tu hijo es menor de esta edad puedes optar por una cuenta de ahorro infantil.

La principal ventaja de una cuenta joven es que no te cargarán comisiones de mantenimiento ni por gestión de tarjetas.

Eso sí: ten presente que no todos los bancos incluyen una tarjeta de débito o crédito asociada a la cuenta.

Otro detalle importante es la seguridad y el control paterno. Por eso, algunos bancos envían una notificación por SMS al móvil de los progenitores cuando se realiza un movimiento en la cuenta joven.

Cómo elegir la mejor cuenta para mi hijo 

La cuenta que vayas a abrirle a tu hijo y la entidad que escojas dependerán de muchos factores, entre los que se incluyen:

  • Su edad: Si tu hijo es muy pequeño y no tienes previsto que utilice el dinero de su cuenta, es preferible optar por una cuenta de ahorro que le aporte rentabilidad. En caso de que tenga 14 años o más, una cuenta corriente le permitirá administrar también sus gastos.
  • Con o sin tarjeta: Algunas cuentas jóvenes no ofrecen tarjetas, o están limitadas para mayores de 18 años.  Decide si quieres que tu hijo pueda hacer libre uso de su dinero o prefieres administrárselo tú.
  • Opciones de préstamos juveniles: Aunque no es un punto al que se preste mucha atención, también es bueno tener en cuenta los préstamos para jóvenes que ofrece cada entidad bancaria. En el futuro pueden servirle para costear su matrícula universitaria a bajo interés o para estudiar idiomas.

Cada banco ofrece unos beneficios concretos con sus cuentas jóvenes, así que te recomendamos que compares con detenimiento distintas ofertas antes de elegir una en particular.

No obstante, si tienes dudas, puedes consultar nuestro ranking de bancos de España para saber cuáles son las entidades más valoradas.

Me gusta

241

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más