Los inconvenientes de ser soltero a nivel de finanzas domésticas

28 Noviembre 2019

Si eres single probablemente hayas sufrido en tus propias carnes las dificultades para conseguir un crédito o para ahorrar algo de dinero todos los meses (sobre todo si tu sueldo no es muy elevado). Las personas que viven en familia consideran que los que no tienen pareja carecen de las dificultades que ellos afrontan en el día a día. Pero la gente que vive sola también soporta otros inconvenientes a nivel de economía doméstica.

Aunque es difícil cuantificar cuál es el número total de españoles que viven solos —básicamente porque no hay un censo que refleje esta circunstancia— se estima que son casi 4,7 millones de españoles los que viven en esas circunstancias.

Esto quiere decir que el número de personas solteras, viudas, separadas o divorciadas, que no viven en pareja ni comparten hogar con otros familiares, cada vez es más alto.

Los llamados singles son envidiados por muchos y vilipendiados por otros.

Su aparente vida libre, sin ataduras ni grandes responsabilidades familiares pueden parecer atractivas, pero lo cierto es que también se encuentran bastantes dificultades y trabas en el día a día.

Al menos en lo que respecta a las finanzas domésticas.

Problemas para conseguir una hipoteca

Cuando un single decide comprarse una vivienda empieza un camino plagado de dificultades.

El primero de ellos es el tamaño de la misma, ya que una persona sola no necesita tanto espacio como una familia. Pero los constructores suelen edificar viviendas de tamaño estándar, pensando en una familia media. Y eso dificulta la tarea de encontrar una casa más pequeña.

Sin embargo, lo verdaderamente complicado empieza a la hora de comparar hipotecas, ya que es muy poco habitual que un banco le conceda un préstamo hipotecario a una sola persona.

¿Por qué las entidades financieras no confían en las personas que viven solas?

Los bancos suelen preferir que dos personas se hagan responsables del pago de la hipoteca.

Y, aunque no hay ninguna norma que limite el acceso a los solteros a este tipo de préstamos, la realidad es tozuda: a los singles les cuesta mucho más que un banco les apruebe el crédito hipotecario.

Son varias las razones ocultas tras este fenómeno:

  • Ahorros: salvo que la persona sola gane mucho dinero o gaste muy poco, lo habitual es que dos personas ahorren más que una. Y ningún banco le va a dar una hipoteca a alguien que no disponga de suficientes ahorros.
  • Ingresos: los ingresos de una pareja suelen ser siempre más altos que los de un single. Mientras que una pareja con un sueldo corriente puede aportar ingresos suficientes para hacer frente al pago de las letras, el mismo sueldo, en un single, no se considera bastante.
  • Capacidad de endeudamiento: hoy en día es muy poco habitual financiar más del 80% del precio de la vivienda. Y con un solo sueldo, es más complicado conseguir el 20% restante. Algo que no sucede de la misma forma en el caso de parejas en las que ambas trabajan.

Otros problemas de economía doméstica

Las personas solas se encuentran con mucha frecuencia con lo que se denomina impuesto a la soltería o tasa single.

Esto quiere decir que hay un montón de gastos que una persona sola tiene que afrontar en solitario:

  • Las raciones en alimentación o droguería: los envases suelen venir distribuidos en cantidades pensadas para ser consumidas o usadas por varias personas. Si eres una persona sola no tienes más remedio que comprar más comida de la que necesitas, porque no hay raciones más pequeñas, destinadas al consumo individual. Eso provoca que los singles tengan que tirar mucha comida.
  • Mismos gastos con la mitad de ingresos: hay muchos gastos asociados al día a día que no son proporcionales al tamaño de la casa o al número de miembros de una familia. Si estás solo, proporcionalmente, tendrás que gastar más dinero en electricidad o calefacción que una familia.
  • Dificultad de acceso a préstamos: si estás pensando en comprar un coche o necesitas un crédito —salvo algunos mini préstamos sin requisitos — lo normal es que, al ver que tus ingresos son menores que los de una pareja, te pidan a un avalista que garantice la devolución del préstamo.
Me gusta

218

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más