¿Por qué cada vez las rebajas pasan más desapercibidas?

04 Marzo 2020

Las rebajas de enero y de julio han perdido fuerza durante los últimos años. La liberalización de las ofertas y la irrupción del comercio electrónico son dos de los grandes culpables. Si quieres saber más sobre este fenómeno, te lo cuento en este post.

Si has acudido a un centro comercial en estos días, lo habrás notado: las rebajas ya no son lo que eran.

Esas colas interminables de personas el primer día de rebajas, esperando a que abran las grandes superficies para aprovechar las gangas de temporada, parecen estar en peligro de extinción. .

De hecho, según organismos como la patronal de comercio textil (ACOTEX) o la Confederación Española de Comercio (CAC), en la actualidad las rebajas suponen menos de un 20% de la facturación anual de las tiendas y centros comerciales, cuando hace unos años alcanzaban el 40%.

El motivo de este cambio lo encontramos, sobre todo, en las nuevas tendencias de consumo, con el comercio online a la cabeza.

Pero además, algunos cambios legales también han favorecido que las rebajas de temporada cada vez tengan menos peso.

Vamos a ver algunas de las causas de esta situación.

Múltiples periodos de oferta

Los eventos de rebajas se han multiplicado.

Antes solo había dos grandes periodos de ofertas al año (enero y julio), y no era extraño que más de una familia recurriese a la tarjeta de crédito para poder aprovecharse al máximo de las gangas.

Pero ahora estos eventos son constantes: Black Friday, Cyber Monday y casi cualquiera que las grandes superficies decidan crear.

Cuando llega enero, la mayoría de los consumidores ya han adquirido todos los productos que buscaba a un precio más bajo, por lo que no les hace falta acudir a las rebajas.

De hecho, cada vez más sectores se están sumando a esta tendencia y ya puedes encontrar incluso ofertas de préstamos bancarios durante el Black Friday.

Liberalización de las rebajas

Debes saber que estos nuevos eventos de ofertas no hubieran sido posibles sin la liberalización de las rebajas.

Hasta el 2012, la ley regulaba que las rebajas podían realizarse solo dos veces al año y que todos los negocios debían ajustarse a las mismas fechas.

Sin embargo, en ese año se aprobó una ley que permite a los comercios escoger libremente cuándo quieren lanzar sus promociones.

Así, los consumidores se han acostumbrado a recibir ofertas constantes.

Esta situación obliga a los negocios a mantener una competencia feroz por ofrecer el mejor precio, lo que a la larga conlleva una reducción en sus márgenes de beneficios anuales.

El auge del comercio electrónico

La compra online es el último eslabón de esta cadena que ha reducido el impacto de los periodos de rebajas tradicionales.

Ahora no necesitas acudir a un establecimiento físico para encontrar las mejores ofertas.

En cuanto un producto que te interesa baje de precio, recibirás una notificación inmediatamente en tu móvil o en tu correo electrónico.

Además, las plataformas como Amazon le hacen una fuerte competencia a los establecimientos tradicionales, al ofrecer precios por debajo de la media y rebajas puntuales para productos concretos.

Los pequeños negocios son los más perjudicados por estos cambios, puesto que no tienen la capacidad de competir en precios con los gigantes del sector.

Lo bueno de esta situación es que, si eres un nostálgico de las rebajas, el día que empiezan cada vez vas a tener menos competencia para salir en la tele accediendo el primero al centro comercial.

Me gusta

126

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más