Principales 7 señales de que ya es la hora de cambiar tu trabajo

21 Abril 2021

La mayoría de las personas en la vida tienen situaciones en las que parece que ha llegado el momento de renunciar: están cansadas del trabajo, no se les paga lo suficiente, no hay desarrollo profesional ... A menudo, la razón de tales pensamientos es la fatiga banal. Quizás llevas mucho tiempo sin vacaciones, se han acumulado muchas tareas y parece que la actividad laboral ya no te trae alegría. Pero también sucede que todas estas razones son reales, pero las ignoramos, quedándonos en el antiguo lugar por costumbre. O tenemos miedo de quedarnos sin trabajo por mucho tiempo, no tener dinero para pagar préstamos personales, etc. Entonces, ¿cómo saber cuándo es la hora de cambiar de trabajo?

En este artículo, hemos recopilado los puntos principales que deberían hacerte reconsiderar tu trayectoria profesional.

1.Las tareas que estás realizando ya no te interesan

Es posible que los hayas estado haciendo durante tanto tiempo que puedes reproducirlos con los ojos cerrados. Para probar si este es el caso, pregúntate cuándo fue la última vez que

2.Tu salario no se ha revisado durante varios años

Esto puede suceder por varias razones:

  • La empresa está contenta con tu trabajo, pero no puede pagar más;
  • El sistema de motivación está construido de tal manera que es imposible ganar bonificaciones o su monto no cambia en proporción directa con el crecimiento de los resultados;
  • La empresa no practica la revisión de salarios, porque cree que paga lo suficiente ya;
  • El empleador no está lo suficientemente contento con los resultados de tu trabajo como para reconsiderar el nivel de los salarios, pero tampoco está dispuesto a despedirte.

Quizás ya estés acostumbrado a tu salario actual, hayas adaptado tu presupuesto y no estés planeando grandes compras. O te acostumbraste al hecho de que para cada gasto significativo pides un préstamo o usas tarjeta de crédito en España, porque no puedes ahorrar con tu salario actual. Pero siempre es importante mirar críticamente tu trabajo desde fuera y pensar si vale más. Los precios de todo aumentan cada año, por eso los salarios también tienen que aumentar.

3.No ves en tu jefe la figura de mentor o líder y no te inspira

En otras palabras, solo recibes comentarios negativos, críticas destructivas o incluso gritos de forma regular.

Es muy importante para cada persona trabajar en equipo con aquellos en quienes podemos confiar y de quienes realmente tenemos algo qué aprender.

4.La fatiga que tienes no desaparece después del fin de semana o las vacaciones

Te cuesta volver al trabajo, levantarte por la mañana y encontrar las fuerzas para completar determinadas tareas laborales. La carga de trabajo es tan grande que trabajar por las noches y los fines de semana se ha convertido en tu normalidad. ¿Y cuando vivir?

Para estar contento con tu trabajo es imprescindible tener algo más que te interesa en la vida - tus aficiones, pasatiempos. Y tener tiempo libre para todo esto.

5.El trabajo que realizas te parece inútil

Sinceramente, no comprendes por qué estás haciendo todo esto. Quizás no creas en el producto de la empresa, no ves perspectivas para esta dirección o para la empresa en general, o tus valores son fundamentalmente diferentes a los anunciados por el empleador. En este caso, es difícil y casi imposible lograr una sinergia.

6.Has empezado a tener problemas de salud

¿Con qué frecuencia te pones enfermo o te sientes mal? El cuerpo insinúa, y a veces incluso nos dice directamente, que nos está sucediendo algo que no está muy bien. Seguro que has oído hablar de la psicosomática, que explica la relación entre nuestro estado emocional y nuestras enfermedades. Si no te sientes muy bien constantemente, puede ser una señal de que tu vida necesita cambios.

7.La empresa no cumple sus promesas y obligaciones contigo

En la entrevista, te prometieron tareas interesantes y crecimiento profesional y luego, ¿las expectativas no se hicieron realidad? Esto también puede incluir el impago o el pago parcial del salario, la falta de condiciones normales de trabajo, etc.

Aquí todo es simple: huir de los trabajos donde el valor principal es el deseo de sacar provecho de los trabajadores.

Ten en cuenta que todos somos muy diferentes y por eso es completamente normal que donde alguien se siente bien, otro no pueda resistir un día. Podemos ser "estrellas" en una empresa, pero completamente ineficaces en otra. Por eso no tengas prisa en renunciar y aceptar una nueva oferta. Sopesa los pros y los contras y visualiza tu futuro en la empresa, tanto a corto como a largo plazo. No tengas miedo a pedir ayuda a los orientadores profesionales, porque a veces estamos tan inmersos en nuestros problemas y emociones que no vemos lo obvio.

Me gusta

108

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más