Cómo ha afectado la crisis del coronavirus a los distribuidores de bebidas alcohólicas

08 Julio 2020

La industria de las bebidas alcohólicas ha sufrido una enorme caída de sus ventas desde que se decretó el estado de alarma por el COVID-19. El 70% de la fabricación se destinaba a la hostelería, por lo que tras el cierre de bares y restaurantes muchas se han visto obligadas a reinventarse para mantenerse a flote.

Es posible que últimamente hayas leído que las ventas de bebidas de alta graduación en los supermercados han aumentado en esta crisis del coronavirus.

Y es cierto.

Ante la imposibilidad de poder salir a tomar una copa en compañía, muchas personas optan por comprar estos productos y consumirlos en casa.

Sin embargo, esto no ha sido suficiente para salvar al sector de un desplome histórico.

La mayoría de las botellas producidas iban destinadas a la hostelería, por lo que este aumento del consumo doméstico no les ha compensado en absoluto.

Cómo ha perjudicado el coronavirus a estas empresas

Según la Asociación Espirituosos de España, el sector ha dejado de vender más de 9 millones de litros en estas semanas.

Entre las bebidas más afectadas se incluyen:

  • Whisky
  • Ginebras
  • Rones
  • Licores
  • Brandys

Las cifras pueden parecer desorbitadas, pero cobran sentido si tenemos en cuenta que durante el periodo más duro del confinamiento cerraron en España unos 300.000 locales.

Y precisamente es en estos establecimientos donde la mayoría de las personas consumen bebidas de alta graduación, en compañía de familiares y amigos.

Como resultado, muchas empresas han tenido que solicitar un préstamo de negocio para no tener que echar el cierre definitivo.

Otras bebidas como la cerveza y el vino también han visto reducidas sus ventas, pero en menor medida: entorno a un 50%.

Y es que entre los españoles sí hay mayor tradición de tomar estos productos en casa.

De fabricar bebidas a geles desinfectantes

Ante la paralización de buena parte de su producción, muchas compañías se lanzaron a fabricar geles hidroalcohólicos, aprovechando el alcohol que usan para elaborar sus bebidas.

Con esta decisión intentaron paliar parte de sus pérdidas, al tiempo que aportaban su granito de arena en la lucha contra el coronavirus.

Y es que en los momentos más críticos de la pandemia hubo problemas de abastecimiento de estos productos.

A la espera de la desescalada total en los bares

Por su parte, los bares y restaurantes ya han comenzado con la desescalada, aunque la situación tardará en volver a la normalidad.

Pero, ¿cómo está siendo este proceso?

La apertura avanza a diferentes ritmos, según la fase en la que se encuentre cada zona.

En todo el país, las terrazas ya vuelven a recibir clientes, mientras que en muchas provincias también se permite la reapertura de los locales.

Eso sí, siempre con las siguientes limitaciones:

  • El aforo se reduce al 40% de la capacidad.
  • Las mesas deben guardar una separación de al menos dos metros.
  • Solo se puede consumir en las mesas, no en la barra.

Para la fase 3, la última de las que hay previstas, volverán a abrir los locales nocturnos y podremos usar la barra de nuevo.

Un momento muy esperado por los fabricantes y distribuidores de bebidas alcohólicas, que necesitan recuperar su actividad para poder sobrevivir.

Y si tu negocio también se ha visto afectado por el coronavirus, te recordamos que en Pepe Crédito tienes una gran variedad de préstamos por Internet rápidos para ayudarte a conseguir liquidez.

Me gusta

32

Aviso de Cookies

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la navegación por el mismo, si sigues navegando por el sitio aceptas el uso de las mismas.

ACEPTAR Leer más